Domingo, 09 de agosto de 2009
 la continuidad entre el ser humano y el "cósmico" puede ser aprehendida y apreciada.  Como una aproximación institucional, sin embrago, la ecología profunda está sujeta a los peligros representados por las primeras visiones del mundo antinacionales e intuitivistas, que llevadas al ámbito político han producido movimientos antihumanistas e incluso genocidas.  La ecología profunda, por su gran amorfismo, se hace fácil de ser usada por cualquier jerarquía social moderna, dependiendo de cómo sean definidas las necesidades.  En verdad, no es accidental que algunos teóricos de la ecología profunda sean devotos del trabajo "tardío" de Heidegger, cuyas premisa básicas son social e intelectualmente reaccionarias/Janet Biehl

Publicado por a333 @ 17:38
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios